La navaja de Ockham en el diseño

¿Sabías que los diseñadores pueden utilizar una herramienta que los matemáticos, filósofos y otros académicos han sabido de hace cientos de años? Se llama la Navaja de Occam, y es una ley que establece, en esencia, que la solución más sencilla suele ser la mejor o la más correcta. Por ejemplo, si su cliente llega tarde a una reunión, probablemente es mejor asumir que él o ella han tenido problemas con el tráfico. Es una explicación más simple y más probable que, por ejemplo, suponer que el cliente fué secuestrado por alienígenas y que tuvo que pelear con un sinfín de monstruos para llegar a la reunión a tiempo.

¿Por qué afeitarte cuando puede dejarte crecer la barba?


[Continúa aquí, en inglés]

Publicar un comentario